La audiencia provincial de a coruña considera una intromisión al honor la falta de requerimiento previo de la deuda al obligado

El objeto de la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña que comentaremos a continuación (nº298/2017) se basa en la intromisión ilegítima en el derecho al honor por inclusión en un registro de solvencia negativa con infracción de los requisitos previos, con reclamación de daños morales y patrimoniales.

Como se comento en uno de los artículos anteriores, los ficheros de morosos deben de cumplir ciertos requisitos para no incurrir en una inscripción indebida, uno de ellos es el requerimiento previo de pago al obligado.

“La Ley Orgánica de Protección de Datos, aprobado por Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre (EDL 2007/241465), establece respecto al tratamiento automatizado de los datos de carácter personal, en su artículo 38.1 – conforme a la redacción de la sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo- que «solo será posible la inclusión en estos ficheros de datos de carácter personal que sean determinantes para enjuiciar la solvencia económica del afectado, siempre que concurran los siguientes requisitos: a) Existencia previa de una deuda cierta, vencida y exigible, que haya sido impagada b) Que no hayan transcurrido seis años desde la fecha en que hubo de procederse al pago de la deuda, o del vencimiento de la obligación, o del plazo concreto, si aquella fuera de cumplimiento periódico c) Requerimiento previo de pago a quien corresponda el cumplimiento de la obligación”.

En este caso la entidad bancaria consideraba cumplido dicho requisito al tener inserta en el contrato de póliza de crédito una cláusula que advertía de la inclusión en caso de impago, hecho que la audiencia no ha considerado suficiente para justificar el requerimiento y por tanto la inclusión en el fichero de morosos.

Consta acreditado, y no es discutido por ninguna de las partes, que la entidad Banco Santander SA., incluyó en el registro de solvencia negativa Equifax a Doña Rebeca el día 23 de noviembre de 2015, por una deuda de 17.345,82 euros en su condición de avalista de la Empresa Tuimil Electricidad SA, y el día 21 de septiembre de 2015, por una deuda de 338,02 euros, por descubierto en libreta de ahorro.

Por lo tanto, si tal y como reconoce la propia entidad demandada, y consta acreditado documentalmente, el requerimiento de pago a la Sra. Rebeca se realizó con fecha 11 de agosto de 2016 – después de haberlo intentado sin resultado el día 12 de julio de 2016- resulta incuestionable que no se ha cumplido uno de los requisitos exigidos legal y jurisprudencialmente para poder incluir los datos del deudor en el fichero”.

Además de lo anterior a la hora de determinar la indemnización se ha tenido en cuenta las negativas que obtuvo la perjudicada por estar incluida en un fichero de morosos, ya que, estas coincidían en el periodo en el que el fichero llevo a cabo la inclusión.

Por lo tanto, esta sentencia determina que “la inclusión de los datos de la demandante era un registro de morosos, sin cumplirse los requisitos exigidos legalmente, es indemnizable por la afectación a la dignidad su aspecto interno y subjetivo y en el externo y objetivo, relativo a la consideración de las demás personas”.

Como podemos deducir de la siguiente sentencia con la sola falta del requerimiento de pago al obligado pagador, se puede considerar dicha inclusión una intromisión ilegítima al derecho al honor, incluso cuando se realiza ese requerimiento pero la inscripción al fichero es previa a la fecha del requerimiento al deudor, y por lo tanto ser indemnizados.

Posibles indemnizaciones por ser incluido incorrectamente en un fichero de morosos

El Tribunal Supremo en su Sentencia 604/2018, de 06 de noviembre de 2018 indica los diferentes puntos, haciendo referencia a otras sentencias, sobre los cuales fundar las posibles indemnizaciones por inclusiones irregulares en los ficheros.

Para ello, a continuación, numeraremos los criterios a seguir por la sala:

  1. La sentencia 261/2017, de 26 de abril, es nombrada en la misma haciendo una síntesis de la doctrina relevante sobre la materia, para ello identifica como indemnizable el daño moral teniendo en cuenta la difusión que ha tenido la información y las ganancias que este fichero ha obtenido debido a la información errónea o no veraz divulgada, para ello señala:

    “El artículo 9.3 de la Ley Orgánica 1/1982, en su redacción anterior a la reforma operada por la Ley Orgánica 5/2010, que entró en vigor a partir del 23 de diciembre de 2010 y que es la aplicable dada la fecha de los hechos, dispone que «La existencia de perjuicio se presumirá siempre que se acredite la intromisión ilegítima. La indemnización se extenderá al daño moral que se valorará atendiendo a las circunstancias del caso y a la gravedad de la lesión efectivamente producida, para lo que se tendrá en cuenta en su caso, la difusión o audiencia del medio a través del que se haya producido. También se valorará el beneficio que haya obtenido el causante de la lesión como consecuencia de la misma«.
  2. Por otro lado, es importante indicar que dicha sentencia no considera como inmunización las llamadas indemnizaciones simbólicas

    Como declara la sentencia de esta Sala núm. 386/2011, de 12 de diciembre, «según la jurisprudencia de esta sala (SSTS de 18 de noviembre de 2002 y 28 de abril de 2003) no es admisible que se fijen indemnizaciones de carácter simbólico, pues al tratarse de derechos protegidos por la CE como derechos reales y efectivos, con la indemnización solicitada se convierte la garantía jurisdiccional en un acto meramente ritual o simbólico incompatible con el contenido de los artículos 9.1, 1.1. y 53.2 CE y la correlativa exigencia de una reparación acorde con el relieve de los valores e intereses en juego ( STC 186/2001, FJ 8)» ( STS 4 de diciembre 2014, rec. núm. 810/2013)”.

    La sentencia núm. 81/2015, de 18 de febrero, que ha de tomarse en consideración la divulgación que ha tenido tal dato, pues no es lo mismo que sólo hayan tenido conocimiento los empleados de la empresa acreedora y los de las empresas responsables de los registros de morosos que manejan los correspondientes ficheros, a que el dato haya sido comunicado a un número mayor o menor de asociados al sistema que hayan consultado los registros de morosos.

    También sería indemnizable el quebranto y la angustia producida por las gestiones más o menos complicadas que haya tenido que realizar el afectado para lograr la rectificación o cancelación de los datos incorrectamente tratados.”
  3. El Tribunal Supremo también asienta su criterio en relación con deudas de escasa cuantía, las cuales no hacen que disminuya la importancia del daño producido al incluir al reclamante en los registros de morosos.

    “Si se pone en relación el quantum a indemnizar con la escasa trascendencia, por ser pequeña la deuda, tenemos declarado ( sentencia 81/2015 de 18 de febrero) que no puede aceptarse el argumento de que la inclusión de datos sobre una deuda de pequeña entidad en un registro de morosos no supone una intromisión ilegítima en el derecho al honor de una trascendencia considerable (y por tanto no puede dar lugar más que a una pequeña indemnización) porque claramente muestra que no responde a un problema de solvencia sino a una actuación incorrecta del acreedor. La inclusión en registros de morosos por deudas de pequeña cuantía es correcta y congruente con la finalidad de informar sobre la insolvencia del deudor y el incumplimiento de sus obligaciones dinerarias. Y cuando tal inclusión se ha las exigencias del principio de calidad de los datos, y que por tanto es cierto que el afectado ha dejado de cumplir sus obligaciones dinerarias”.
  4. Teniendo en consideración la posible dificultad que puede darse para demostrar el daño producido por la inclusión a la hora de acceder a determinadas prestaciones, la sala también asienta jurisprudencia indicando que “el hecho de que no conste que la citada inclusión le haya impedido a la recurrente acceder a créditos o servicios”.

    El argumento utilizado para explicar esta consideración es que “Precisamente la información sobre incumplimiento de obligaciones dinerarias que se incluye en estos registros va destinada justamente a las empresas asociadas a dichos ficheros, que no solo les comunican los datos de sus clientes morosos, sino que también los consultan cuando alguien solicita sus servicios para evitar contratar y conceder crédito a quienes no cumplen sus obligaciones dinerarias”.

Por lo tanto, a modo de resumen podemos decir que las indemnizaciones que pueden llegarse a obtener por las inclusiones irregulares llevadas a cabo por los ficheros de morosos son individualizadas a cada caso en concreto, teniendo en consideración el daño moral ocasionado por las mismas con relación a la difusión que ha tenido la información y los beneficios que el fichero a obtenido por la divulgación de estas.

Además de ello el hecho de que las deudas que no han podido solventarse sean de poca cuantía no interfiere en el daño producido, así como la falta de prueba de la imposibilidad originada por la inclusión a la hora de obrar u obtener cualquier préstamo o servicio.

¿Qué son los ficheros de morosos o también llamados sistemas de información crediticia?

Los ficheros de morosos o también denominados sistemas de información crediticia son bases de datos en las cuales pueden ser incluidos tanto personas físicas como jurídicas por haber contraído una deuda y por diversos motivos no haber cumplido la obligación de pago de la misma, una vez que esta sea exigible, documentada e impagada, es decir, que pueda ser reclamada por el acreedor.

La principal función de estos ficheros o listados es dar información sobre posibles impagos, por ello forman parte de una de las herramientas de las entidades bancarias, financieras, aseguradoras o incluso de compañías telefónicas.

Qué ficheros de morosos hay en España

En España podemos encontrar diferentes ficheros de morosos o sistemas de información crediticia:

  • ASNEF (Asociación Nacional de Entidades de Financiación)
  • EQUIFAX
  • RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas)
  • Experian Bureau Empresarial
  • Infodeuda
  • RIJ (Registro de Impagados Judiciales)
  • CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España)

Que consecuencias tiene estar incluido en un fichero de morosos

La consecuencia de estar incluido en estos ficheros es clara, en la mayoría de los casos es motivo suficiente para denegar cualquier préstamo o contrato que lleve consigo el pago fraccionado en cuestas de una determinada obligación.

Ello es debido a que este listado lo que genera es una imagen del deudor y de si este es “buen pagador” o en su caso un “mal pagador”, por lo que muchas de las figuras nombradas con anterioridad no se suelen arriesgar a que el siguiente en ser perjudicado por no cumplir con la obligación de pago sean ellos.

También puede llegar a afectar en caso de ser autónomo o persona jurídica a sus propias actividades empresariales, y ello es debido, a que muchas veces son las propias empresas con las cuales una sociedad quiere llegar a algún tipo de negocio quienes acceden a estos listados y observar la situación o incluso la imagen de la misma.

Requisitos que se deben cumplir para no incurrir en una inscripción indebida

Los ficheros de morosos deben cumplir determinados requisitos para poder ofrecer la información sobre los supuestos morosos. Indicar en este punto que dichos requisitos están íntimamente relacionados con la Ley Orgánica de Protección de Datos en lo relativo a la calidad de los datos, ya que los mismos deben de ser veraces (exactitud, veracidad, cancelación de oficio de los que no cumplan estos requisitos, obligación de hacer efectivo el derecho de rectificación o cancelación del afectado, principio de pertinencia, etc.), tal y como se indica en la Sentencia del Tribunal Supremo 2040/2014.

Por lo tanto, al hilo de esto y aplicando la Ley anteriormente nombrada, los requisitos a cumplir por los sistemas de información crediticia son los siguientes:

  • Existencia de una deuda vencida, esto es, cierta y que pueda ser exigida por la parte acreedora al obligado al pago (deudor)
  • La deuda no debe haber prescrito.
  • No hallarse en un proceso judicial o extrajudicial en el cual el objeto de estos sea la deuda debida.
  • Haber sido previamente requerido al pago
  • La persona o sociedad que pueda ser incluido en estos ficheros deben de haber sido notificados de forma explícita de la posibilidad de su inscripción.

Importante reseñar en este apartado que en caso de haber sido incluido en el mismo el plazo máximo es de 6 años, momento en el cual el fichero de forma automática se haya o no solventado la deuda debe de eliminar este dato.

Como salir de ellos

  • Solventar la deuda por la cual ha sido incluido y por lo tanto solicitar la cancelación de los datos.
  • Reclamar la deuda ya que como hemos dicho en caso de ser la misma objeto de un procedimiento tanto judicial como extrajudicial no puede ser incluida en los mismos.
  • Y en caso de que la inclusión se haya llevado a cabo incumpliendo alguno de los requisitos mencionados en el apartado anterior se solicitara la baja a dicho fichero además de poder llevar a cabo una reclamación judicial de daños y perjuicios ocasionados por la inclusión de forma irregular.